LA NUTRICIÓN A ESTUDIO: CLAVES QUE AYUDAN A PREVENIR PATOLOGÍAS

Toda mi trayectoria en consulta e investigación me ha dado como respuesta que, siguiendo estas pautas de alimentación con la inclusión de los alimentos mencionados de forma habitual en nuestra dieta, podemos conseguir mantener un sistema inmunológico fuerte capaz de mantener una salud óptima en nuestro organismo.

Cada vez existe más consciencia sobre la importancia de mantener un estado óptimo de Salud para no alterar nuestro ritmo vital.

Como factores implicados entran en juego :  la actividad física diaria moderada, un buen equilibrio emocional y por supuesto la Alimentación como uno de los pilares fundamentales para prevenir cualquier agente externo que pueda agredir al organismo.

Un sistema inmunológico “fuerte” estará preparado para  tolerar gran cantidad de tóxicos y agresores que puedan alterar su equilibrio.  

Cuando nos encontramos ante cualquier patología es uno de los principales estudios a analizar ya que nos determinará el  estado actual del sistema inmune de la persona .

Para poder conseguir mantener una alimentación saludable debemos analizar el tipo de nutrientes estamos ingiriendo. Estos deben ser principalmente de origen natural , lo menos procesados o manipulados posible. De ello va a depender que mantengamos los niveles de glucosa “estable” evitando procesos inflamatorios y alteraciones en nuestra microbiota interna. Un desequilibrio aquí es el inicio en cualquier patología a ser tratada.

En el caso de los alimentos vegetales que se dejan madurar en la planta, que son cultivados sin pesticidas y en una tierra rica en nutrientes nos asegurarán un aporte vitamínico en mayor proporción que los que no han seguido este proceso.

En el caso de los productos animales se debería seguir la misma línea para conseguir este objetivo. Dejar que se críen en libertad, alimentarlos en base a plantas y frutos de la tierra asegurará un aporte de proteínas y grasas de mayor calidad para el ser humano sin el aporte de hormonas ni antibióticos químicos que acaban deteriorando la salud.

Por suerte cada vez es más fácil poder acceder a productos ecológicos que garantizan estos aportes en nutrientes.

El Objetivo de los Alimentos para la Salud de las personas

Los Alimentos sanos el cuerpo los sabe identificar. Aportan energía y sacian el apetito por la densidad de nutrientes que suministran al organismo. Al contrario sucede cuando se ingieren alimentos  “ vacios” que producen necesidad de comer a todas horas pues nunca podrán llegar a saciar ya que en lugar de sumar restan energía sin saciar.

Cuáles son los alimentos “Clave” y como actúan sobre el organismo

Si conseguimos introducir de forma habitual en nuestra dieta alimentos que por sus propiedades nos ayudan a fortalecer nuestro interior va a ser mucho más sencillo pasar desapercibidos ante cualquier patógeno que pueda agredir nuestro organismo.

Estas son algunas recomendaciones fáciles de seguir que van a asegurar el objetivo:

  • Alimentos que contengan simbióticos , es decir, que nos aporten prebióticos y probióticos a través de sus propios microorganismos vivos. Esta transformación del alimento natural a través de la fermentación consigue una mayor digestibilidad de los mismos. Se potencian muchas de sus propiedades vitamínicas y de minerales y transforman los azúcares equilibrando la glucosa en sangre.

Fermentos sin pasteurizar en base a verduras, yogures , kéfires ( de agua, de leche o de té ), son un buen aporte de probióticos.

  • Las frutas y verduras ingeridas con la piel son la mejor alimentación para nuestra microbióta. Son los mejores prebióticos. Intentar que una proporción de las que ingerimos sea sin pelarlas. 
  • Alimentos como el ajo, la cebolla, el puerro, los espárragos, los plátanos y las legumbres son un buen aporte de prebióticos debido al tipo de fibra por la que están compuestos.
  • Semillas ( Chía, calabaza , girasol, sésamo, lino….)

Todas ellas consumidas en crudo, son grandes fuentes de ácidos grasos Omegas 3 y 9 muy necesarios para regular las grasas de buena calidad y mantener las células bien nutridas. Son antioxidantes, cargadas de vitaminas y minerales , poseen 5 veces más calcio que la leche, triplican el hierro de las espinacas y doblan la fibra de muchos cereales. Poseen también gran cantidad de potasio que hacen que el organismo mantenga un buen equilibrio con el sodio.

Ayudan a reducir los triglicéridos manteniendo en niveles óptimos el colesterol.

Son saciantes y ayudan también en la pérdida de peso por su aporte en fibra y grasas de buena calidad.

Amaranto

Se trata de un pseudocereal que gracias a su composición provee al organismo de una proteína completa sin necesidad de complementar con ningún cereal o cualquier otra proteína.

Rico en fibras y antioxidantes ayuda en la prevención de enfermedades cardiovasculares controlando la presión arterial.

Esta considerado como uno de los alimentos con mayor potencial nutricional. Posee “escualeno” que es conocido por tener propiedades “anticancerígenas”. Ayuda al desarrollo del rendimiento mental y físico y previene la osteoporosis.

 Cereales integrales

Ricos en almidón y fibras de origen natural. Se encuentran en el grano de arroz, grano de cebada, grano de avena, quinoa y mijo.

Existen estudios realizados por el Fondo Mundial de Investigación de Cáncer y el Instituto Americano de Investigación de Cáncer que ayudan a reducir en casi el 50% el cáncer colorrectal.

Verduras de hoja verde

En crudo e incluídas diariamente en la dieta proveen de altas dosis de clorofila. Compuesto de igual similitud al plasma sanguíneo (hemo). Ayudan a fortalecer la sangre , en la función muscular  y a liberar la energía.

Evitan enfermedades relacionadas con el sistema nervioso.

Gracias a su aporte en potasio ayudan a reducir los excesos de líquidos y al carecer de colesterol son grandes depuradoras. Disponibles también durante todo el año en diferentes versiones y formas.

Grasas

Se deben sustituir las grasas “Saturadas” o “Procesadas” por grasas saludables que ayuden al organismo a “eliminar tóxicos” y a “absorber nutrientes necesarios”

Buena fuente son: aguacates, Aceites vírgenes de primera presión en Frío ( lo ha de indicar en la etiqueta), también entrarían aquí las semillas mencionadas anteriormente, los frutos secos crudos y los pescados azules.

Especies “Clave que ayudan al organismo”

Introducir en las elaboraciones de nuestro menú diario algunas especies como:  raíz de cúrcuma, raíz de jengibre, clavo de olor, canela, pimenta cayena y orégano nos ayudarán a mantener un metabolismo activo y una termogénenis necesaria para que el cuerpo sea capaz de digerir, de “no inflamarse” y de reducir los dolores articulares.

Son de gran ayuda antiviral.

Cítricos y “sus cáscaras”

Tampoco debería faltar en la dieta una dosis diaria de algún cítrico como el limón, la naranja o el pomelo ( este último consultar si se está medicando), para asegurarnos una gran dosis de Vitamina C necesaria para multitud de funciones vitales.

Son también de gran ayuda a la hora de eliminar tóxicos haciendo mucho más digeribles las elaboraciones donde se hayan incorporado las cáscaras de los cítricos. ( Es donde se encuentran sus elevadas dosis vitamínicas ).

Recomendación: En caso de patologías actuales consultar con un especialista nutricional que pueda equilibrar y pautar las ingestas de cada grupo de alimentos. Esta es una regla “general” para un organismo sano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!