PÓLIPOS UTERINOS – Visión Holística –

¿Qué son los pólipos endometriales o uterinos?

 

Los pólipos endometriales o uterinos son lesiones benignas de las células del endometrio. Son sobrecrecimientos con forma pediculada localizados en la capa más interna del útero. Pueden ser únicos o venir en grupos de múltiples pólipos y se pueden distribuir a lo largo de todo el endometrio, dando diferentes síntomas en función de su tamaño y su localización.

 

Pueden ser totalmente asintomáticos o crear problemas como sangrado menstrual profuso, dolores menstruales y en ocasiones complicaciones como infertilidad.

Desde un enfoque Holístico, la principal causa de aparición es la “estancación de sangre” en los meridianos energéticos que son los encargados de recorrer el sistema reproductor y el abdomen inferior, responsables del ciclo menstrual y la fertilidad.

 

Sintomatología de los pólipos endometriales

 

Aunque no siempre refieran síntomas, es frecuente localizarlos a raíz de originar cambios en el patrón del sangrado menstrual o incluso al generar sangrados fuera de la menstruación, ya que son la principal causa de los sangrados uterinos anormales.

Los pólipos de mayor tamaño pueden estar asociados a fallos de implantación e  infertilidad y también a abortos recurrentes.

Los síntomas pueden incluir:

  • Menstruaciones abundantes o dolorosas
  • Dolor abdominal
  • Dolor lumbar
  • Necesidad frecuente de orinar
  • Estreñimiento
  • Dolor o malestar durante las relaciones sexuales

 

Causas de los “Estancamientos de sangre”

 

  • Bloqueo energético por problemas emocionales.
  • Frío de origen externo que obstruye el flujo energético
  • Sangre en los órganos reproductores
  • Frío de origen interno por debilidad en la función del Riñón.

 

Tratamiento Natural = enfocarse en reducir la inflamación y regularizar la eliminación correcta de los estrógenos. 

·        Acupuntura tratando los puntos correspondientes en los meridianos

·        Fitoterapia ( A través de plantas específicas )

·        Suplementación

·        Plan Alimenticio

Dieta

 

La alimentación puede modificar el ambiente uterino afectando el equilibrio de aminoácidos (son bloques de construcción de proteínas o ADN, antioxidantes, mensajeros celulares y energéticos).

Algunos estudios publicados demuestran que una dieta rica en carnes rojas y procesadas pueden incrementar el riesgo en desarrollar miomas uterinos. Esto se debe a que son alimentos ricos en grasas saturadas que incrementan el estrés oxidativo y los niveles de estrógenos que a su vez incrementan el crecimiento de los miomas o pólipos.
Un uso constante de Alcohol puede incrementar su aparición

En cuanto al tema de los lácteos los estudios son contradictorios. Algunos indican una ausencia de relación en un consumo con la aparición de pólipos mientras que otros indican todo lo contrario.

En conclusión, si la dieta está formada por un mayor porcentaje de vegetales y un consumo inferior de carnes rojas o procesadas se promueve un perfil de aminoácidos más bajo.

Los Imprescindibles

 

 

VITAMINA D

Importantísima en diferentes y múltiples funciones en el Organismo.

Es inmunomoduladora. Actúa directamente ante la inflamación, así como en la producción hormonal.

Unos niveles adecuados a nivel general de esta vitamina sobre los 50ng/ml .

De igual forma no debe de situarse por encima de los 100ng/ml pues podría originar problemas.

Es imprescindible consultar con un profesional especializado para indicar cuál es la suplementación indicada en cada caso.

CARÓTENOS (LICÓPENO)

Los alimentos ricos a destacar: Repollo, broccoli, (crucíferas) y tomates
Son sustancias usualmente de color amarillo, rojo o naranja que se encuentran sobre todo en las zanahorias, los boniatos (batatas), o en verduras de hoja verde oscuro, como también en muchas frutas, cereales y aceites extraídos en frío.

Están considerados “antioxidantes”, tratándose de una provitamina ya que algunos tipos de carotenoides una vez absorbidos a través de su ingesta, se transforman en vitamina A en el cuerpo y algunos ya están en estudio para prevenir problemas oncológicos.

Los carotenos como antioxidantes pueden potencialmente reducir el riesgo de pólipos uterinos.

Vitamina A

Los retinoides son pequeñas moléculas derivadas de la Vitamina A. Estudios sobre los alimentos y pólipos, indican que una dieta rica en Vitamina A y retinoides previenen la formación e inhiben el crecimiento.

Los análogos sintéticos retinoides también pueden ser efectivos en el desarrollo de miomas y limitar su crecimiento.

Alimentos de origen vegetal: Zanahoria, espinaca, huevos, queso y cereales.

Alimentos de origen animal: Hígado y leche. Alimentos ricos en Vitamina A.

 

Vitaminas E y C

La vitamina E es un antioxidante potente que actúa barriendo radicales libres, protegiendo las células del efecto dañino de estos.

De igual forma la Vitamina C es un conocido antioxidante.

Alimentos ricos en Vitamina E: Aceite de canola, aceite de oliva, aguacates, almendras, nueces, cereales en grano.

Fuentes de vitamina C: Frutas crudas y a ser posible con su piel, tomates, pepinos, broccoli, espinaca, suplementos específicos.

 

Compuestos activos de plantas

Cúrcuma

Numerosos estudios han demostrado su efecto antioxidante, anti-inflamatorio, anti-caricnogenico e inmunoregulador.

La cúrcuma protege contra la formación y crecimiento de tumores incluyendo los pólipos y miomas uterinos.

Sus efectos comprobados reducen el estrés y protegen contra la inflamación del pólipo o mioma.

Quercetin y Carbinol

La quercetina se encuentra en la cebolla y el Indole-3-Carbinol en las verduras crucíferas (Broccoli, col, coliflor, repollo, rúgula…). Se ha logrado documentar en estudios un efecto anti-fibrótico que es útil en el manejo de los pólipos

Cafeína

Los estudios sobre a alimentación y  pólipos, han demostrado poca relación entre el consumo de cafeína y miomas o pólipos uterinos. Sin embargo algunos han evidenciado que el consumo de altas concentraciones de café podría aumentar el riesgo de desarrollar miomas y pólipos. ( En caso de un consumo excesivo diario más de 4 tazas al día)

Té verde

El extracto de té verde y su componente activo (EGCG epigallocatequina galato), ha demostrado inhibir la proliferación y crecimiento de miomas y pólipos uterinos, así como ayudar en el manejo de sus síntomas. Por lo cual se considera que el extracto de té verde es un componente seguro y efectivo en estos casos.

Soja

Los estudios en el consumo de Soja para problemas de pólipos uterinos es contradictorio. Por un lado han demostrado que el consumo de soja y sus derivados aumenta el riesgo de miomas y pólipos, sobre todo si el  consumo se produce a edades tempranas.

Por otro lado estudios como el SELF (Study of enviroment, lifestyle and fibroids) demostró que el consumo de soja podía disminuir el riesgo de miomas y pólipos uterinos, ya que sus fitoestrógenos, especialmente las isoflavonas, son compuestos con una estructura similar a los estrógenos teniendo un bajo efecto estrogénico no alterando su biosíntesis.

Micro y Macro-elementos

Selenio

El Selenio (Se) “Antiradicales libres”. Posee una alta función antioxidante siendo muy interesante en estos casos.

Los Omega-3, el Magnesio y el Hierro pueden ayudar a disminuir el tamaño de los pólipos y  miomas uterinos, así como a mejorar sus síntomas.

 

Quimicos Endocrino-disrruptivos

Los metales pesados como el Cadmio (Cd), plomo (Pb) y cobalto (Co) pueden ser transferidos a la comida (desde contenedores) y estimular el crecimiento de miomas y pólipos uterinos.

Existen algunos químicos añadidos a en algunos alimentos que pueden eliminar todo el efecto beneficioso de ellos y por el contrario favorecer el crecimiento y formación de pólipos y miomas.

Algunos Ejemplos de aditivos son: BHT (Hidroxitulueno butilado), utilizados para mejorar la estabilidad de las vitaminas liposolubles. PCBs (Bifenilos policlorados) contaminantes ambientales en frutas y verduras que se unen a receptores de estrógenos.

1.-La dieta no cura los pólipos y los miomas uterinos pero juega un papel crucial para su tratamiento. Si reducimos la inflamación los niveles de estrógenos bajan en nuestro organismo lo cual ayuda en el posible crecimiento de los mismos.

2.- El estrés oxidativo (en relación con la digestión y metabolismo de los alimentos consumidos) afecta la formación y crecimiento de pólipos y miomas, por lo tanto es evidente que la calidad de la dieta puede impactar en la formación y progresión de los mismos.

 

Es importante consultar con un profesional antes de realizar un cambio significativo en la dieta o antes de iniciar con un régimen suplementario para estudiar cada caso de forma individualizada